Lema pastoral 2018-2019

Lema pastoral 2018-2019

24/8/11

Dos preguntas


Dice Jesús:


¿De qué le sirve a un hombre
   ganar el mundo entero,
  si arruina su vida?



¿O qué podrá dar para recobrarla?




23/8/11

Adoración Eucarística - Vigilia con el Papa - 20/08/2011


Ver a casi dos millones de jóvenes
junto al Papa


 
ante Jesucristo,

el Hijo de Dios,

nuestro Señor,

es realmente impresionante





ensancha nuestro corazón
y se une al de Jesucristo



¡Gracias, Jesús!
¡Muchísimas gracias!

20/8/11

21-Agosto-2011-Evangelio Domingo 21 TOrdinario A



Hola a todos.
Juntos, como cada semana,
con Jesucristo,
nuestro Señor y Amigo fiel.

Estoy Leyendo el libro de Eduardo Punset  titulado
“Viaje al poder de la mente”.
Dice al comienzo:
“Mucha gente todavía no se ha acostumbrado
a que no tengamos un lugar fijo donde vivir,
montados en una nube que viaja por el espacio
a 250 Km. por segundo.
¿Puede haber señal más potente que ésta de la transitoriedad y vulnerabilidad de nuestro lugar en el cosmos?”

Dice el evangelista Mateo un poco antes del texto de hoy:

Los fariseos y los saduceos se le acercaron para tentarlo,
y le pidieron que les mostrase una señal del cielo.
Jesús les respondió:
Por la tarde decís: Hará buen tiempo, porque el cielo se enrojece.
Y por la mañana: "Hoy habrá tormenta, porque el cielo se enrojece con sombras.
Sabéis  interpretar el aspecto del cielo
¿y no sois capaces de interpretar las señales de los tiempos?  Mateo 16 1-3

(sigue, tras el evangelio)
     



La Buena Noticia según San Mateo 16, 13 - 20


En aquel tiempo
llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo y
preguntaba a sus discípulos:
— ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?

Ellos contestaron:
— Unos que Juan Bautista, otros que Elías,
otros que Jeremías o uno de los profetas.

El les preguntó:
— Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
— Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.

Jesús le respondió:
— ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!,
porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso,
sino mi Padre que esta en el cielo.

Ahora te digo yo:
— Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia,
y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del Reino de los Cielos;
lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo,
y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.

Y les mandó a los discípulos
que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Palabra del Señor.

Otras reflexiones del evangelio:
Ir a Liturgia o pinchar sobre los nombres:

De SCJ
De J A. Pagola 

10/8/11

ROCIO DE LA MAÑANA MIERCOLES


¡QUÉ MARAVILLA!





   Oh Dios, tú eres mi Dios,
por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;

Salmo 62

9/8/11

ROCIO DE LA MAÑANA EN AGOSTO



 SALMO 62, 2-9






Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.


¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.


Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos.


En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostien
e.

5/8/11

7-Agosto-2011- Evangelio Domingo 19 T Ordinario A

La Buena Noticia según san Mateo 14,22-33


Después que se sació la gente,
Jesús apremió a sus discípulos
a que subieran a la barca
y se le adelantaran a la otra orilla
mientras él despedía a la gente.

Y después de despedir a la gente
subió al monte a solas para orar.
Llegada la noche estaba allí solo.

Mientras tanto la barca
iba ya muy lejos de tierra,
sacudida por las olas,
porque el viento era contrario.

De madrugada se les acercó Jesús
andando sobre el agua.
Los discípulos, viéndole andar sobre el agua,
se asustaron y gritaron de miedo,
pensando que era un fantasma.

Jesús les dijo enseguida:
- ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!
Pedro le contestó:
- Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.
Él le dijo:
- Ven.

Pedro bajó de la barca
y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús;
pero, al sentir la fuerza del viento,
le entró miedo,
empezó a hundirse y gritó:
- Señor, sálvame.
Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo:
- ¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?

En cuanto subieron a la barca amainó el viento.
Los de la barca se postraron ante él diciendo:
- Realmente eres Hijo de Dios.


Reflexión del evangelio:
Ir a Liturgia o pinchar sobre los nombres:

De Carmen Pallarés 
De J A. Pagola  
De SCJ

31-Julio- 2011- Evangelio Domingo 18 T Ordinario A

La Buena Noticia según San Mateo 14,13-21



En aquel tiempo,
al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista,
se marchó de allí en barca,
a un sitio tranquilo y apartado.

Al saberlo la gente,
lo siguió por tierra desde los pueblos.

Al desembarcar,
vio Jesús el gentío,
sintió compasión y curó a los enfermos.

Como se hizo tarde,
se acercaron los discípulos a decirle:
"Estamos en despoblado y es muy tarde,
despide a la multitud para que vayan a las aldeas
y se compren de comer."

Jesús les replicó:
"No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer."
Ellos le replicaron:
"Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces."
Les dijo:
"Traédmelos."
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y,
tomando los cinco panes y los dos peces,
alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición,
partió los panes y se los dio a los discípulos;
los discípulos se los dieron a la gente.

Comieron todos hasta quedar satisfechos
y recogieron doce cestos llenos de sobras.
Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.


Reflexión del evangelio: Ir a Liturgia o pinchar sobre los nombres:

De Carmen Pallarés 
De J A. Pagola  
De SCJ

24-Julio 2011- Evangelio Domingo 17 T Ordinario A

La Buena Noticia según San Mateo 13, 44 ‑ 52


En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:

— El Reino de los Cielos se parece
a un tesoro escondido en el campo:
el que lo encuentra, lo vuelve a esconder,
y, lleno de alegría,
va a vender todo lo que tiene
y compra el campo.

El Reino de los Cielos se parece también
a un comerciante en perlas finas,
que al encontrar una de gran valor
se va a vender todo lo que tiene
y la compra.



Reflexión del evangelio: Ir a Liturgia o pinchar sobre los nombres:

De Carmen Pallarés
De J A. Pagola
De SCJ

Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón