Lema pastoral 2018-2019

Lema pastoral 2018-2019

31/10/13

Ecuador: Laicos dehonianos





En Bahía de Caraquez hemos formado el grupo de laicos dehonianos con laicos de las dos parroquias en las que trabajamos. Estamos en los inicios, hemos tenido dos encuentros pero el ambiente es muy bueno y la gente está muy ilusionada. La jornada mundial de la juventud en Brasil ha sido un poco el motor ya que alguno de los laicos participó.

30/10/13

Puente la Reina: Grupo local de laicos dehonianos







El sabado 25 de octubre y después de un fructífero verano nos reunimos en los locales de la casa de los scj de Puente la Reina los siguientes miembros de grupo: El P.Lorenzo, Ascen, Mila, Angela, Merche, José Ramón,  Lucrecia y Javier llegando algo mas tarde Rubén y Merche con su nueva (y primera) hija Alba (los que faltaron lo hicieron por motivos personales y laborales) con el siguiente orden del día.

Se comienza con una oración a María de la Encíclica Lumen Fidei.

1º) Explicación de lema Al mundo le faltas tu”.        

El P. Lorenzo nos explica el lema para este curso y después entre todos comentamos algo de lo que a cada uno le sugieren los distintos eslóganes:     
  
  CONSTRUYE          REPARA      AFRONTA NUEVOS CAMINOS      DA GRACIAS POR TU VIDA        DIBUJA UN MUNDO NUEVO  CREA LAZOS

Después escuchamos la preciosa canción ¿QUIEN? de Luis Guitarra.

2º) Intercambio de experiencias del verano 2013.

Ascen de su experiencia en las etapas que hizo en el Camino de Santiago.
Merche de su vivencia como voluntaria cooperante en África.
Angela, Mª Jesus y Javier en Betania dándoles masajes en pies y piernas a los peregrinos y ayudando después en los Oficios Religiosos.
Y así el resto cada uno con sus experiencias.

3º) Programación curso (2013-2014) Laicos dehonianos de Puente la Reina.

 Elección del Delegado-Coordinador.
     Sale elegido Francisco Javier Azcona

 Actividades para el nuevo curso.
Encuentro en Ciempozuelos, Formación, Oración, y como nuevas iniciativas están en estudio las siguientes: Senderismo en grupo, diferentes visitas al Asilo de Muruzabal para cantar villancicos en las fechas Navideñas, Teatro, Acompañamiento, días enteros de encuentro (por ejemplo en la Ermita de Eunate……) y lo que vaya surgiendo.

+ Calendario (1er. Trimestre).
Pendiente de cuadrarlo
+ Se pone el día 30-Noviembre-2013 como fecha para el próximo encuentro y para el siguiente el día 14-Diciembre-2013 (este se adelanta a esta fecha debido a las fechas Navideñas)

4º) presentación de la Encíclica “Lumen Fidei”

Se comenta un poco por encima y se reparten copias para su lectura/estudio personal y más adelante en otros encuentros ponerlo en común

5º) Merienda “Dehoniana”

Este último punto es casi inamovible al final de cada Encuentro.
Lo llamo el sustento del Guerrero .Cada uno lleva algo de casa



11/10/13

Valencia: Reunión del grupo local de laicos dehonianos








LAICOS DEHONIANOS –VALENCIA
 10- Octubre- 2013


El jueves 10, de octubre, nos reunimos, por primera vez, tras las vacaciones del verano, el grupo local de laicos dehonianos, en los locales de Esic.
Faltaron 7 personas, por distintos motivos.

El encuentro consistió en:

1- Oración inicial, 
2- Lectura de este texto del Padre Dehon:

“En las palabras “Ecce venio”: Heme aquí, Señor;  y “Ecce ancilla”: He aquí la esclava del Señor se encuentra toda nuestra vocación, nuestro fin,  nuestro deber y nuestras promesas.

En todas las circunstancias, en todos los acontecimientos de nuestra vida presente y futura, el Ecce venio basta, si está en el pensamiento y en el corazón, al mismo tiempo que lo pronuncian nuestros labios. Ecce venio, aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad; aquí estoy dispuesto a obrar, a emprender, a sufrir lo que quieras, a sacrificar lo que me pidas.

Podemos vivir sin inquietud, ya que la voluntad de Dios se manifiesta a cada instante; y si, a causa de la oscuridad, la incertidumbre llena nuestro espíritu y nuestro corazón, perseveremos con paciencia y con amor en este estado, hasta que la sabiduría y la bondad de Dios se complazcan en hacer que brille de nuevo su luz.” (Dir. Esp. 3,8)


3- Proclamación de la Buena Noticia:

- Lucas 17, 5- 6

En aquel tiempo, los apóstoles dijeron al Señor: - Auméntanos la fe. 
El Señor contestó: - Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera:
Arráncate de raíz y plántate en el mar,  y os obedecería. 

-Mateo 17,20

¿Por qué no pudimos nosotros expulsar a ese demonio? Jesús les dijo:
Por vuestra falta de fe. 
Os aseguro que si tuvierais fe, aunque sólo fuera como un grano de mostaza,
le diríais a este monte: ¡Quítate de ahí y ponte allí! y el monte cambiaría de lugar
Nada os sería imposible.

-Marcos 11, 22-24

Jesús les contestó: –Tened fe en Dios.  Os aseguro que si alguien dice a ese monte
que se quite de ahí y se arroje al mar y no lo hace con dudas,  sino creyendo que ha de suceder lo que dice, entonces sucederá.  Por eso os digo que todo lo que pidáis en oración, creed que ya lo habéis conseguido y lo recibiréis.
  
-Marcos 9,22-23

Así que, si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos.
Jesús le dijo: –¿Cómo que si puedes?  ¡Para el que cree, todo es posible!


4- Reflexión de  la Palabra.
5- Puesta en común, con un enriquecedor diálogo

6- Presentación del Lema Pastoral 2013
    “Al mundo LE HACES FALTA TÚ”
   y puesta en común.













7- Asuntos internos:

Se habló sobre el contenido de la reunión en Madrid,  el pasado día 21 de septiembre, de los delegados y coordinadores. Y sobre la convocatoria del próximo Encuentro nacional en Ciempozuelos- Madrid.

8-Oración final.







4/10/13

Papa Francisco a las clarisas: Siempre con Jesús, Dios, hombre





Palabras del Papa Francisco dirigidas, no sólo para las monjas de clausura, también para cada ser humano, y, especialmente,  a quienes viven en comunidad, como la familia, religiosos, etc.,




“Yo pensaba que esta reunión habría sido..., como hicimos dos veces en Castel Gandolfo, en la sala capitular, yo solo con las religiosas, pero, les confieso, no tengo el valor de echar a los Cardenales. Hagámosla así…

Bien. Les agradezco mucho la acogida y la oración por la Iglesia. Cuando una religiosa en la clausura, consagra toda su vida al Señor, se produce una transformación que no se termina de comprender. La normalidad de nuestro pensamiento diría que esta religiosa se vuelve aislada, sola con lo Absoluto, sola con Dios… es una vida ascética, penitente…
Pero éste no es el camino de una religiosa de clausura católica, y ni siquiera cristiana. El camino pasa por Jesucristo: siempre.
Jesucristo está en el centro de su vida, de su penitencia, de su vida comunitaria, de su oración y también de la universalidad de la oración. Y por este camino sucede lo contrario de lo que se piensa que sea esta religiosa ascética de clausura: cuando va por el camino de la contemplación de Jesucristo, de la oración y de la penitencia con Jesucristo, se vuelve grandemente humana.

Las monjas de clausura están llamadas a tener gran humanidad, una humanidad como la de la Madre Iglesia: humanas, comprender todas las cosas de la vida, ser personas que saben comprender los problemas humanos, que saben perdonar, que saben pedir al Señor por las personas… y su humanidad viene por este camino, la encarnación del Verbo, el camino de Jesucristo.

¿Y cuál es la característica de una monja tan humana? La alegría. La alegría, cuando hay alegría. A mí me causa tristeza cuando encuentro a religiosas que no son gozosas. Quizá sonrían, pero... con la sonrisa de una asistente de vuelo, ¿no? ¡uhm! Pero no con la sonrisa de la alegría, de esa que viene desde dentro, ¡eh! Siempre con Jesucristo.

Hoy en la Misa, hablando del Crucificado, decía que Francisco lo había contemplado como con los ojos abiertos, con las heridas abiertas, con la sangre que se derramaba: y ésta es su contemplación, la realidad. La realidad de Jesucristo. No ideas abstractas: no ideas abstractas, porque secan la cabeza. Y la contemplación de las llagas de Jesucristo, y las ha llevado al Cielo, ¡y las tiene!, es el camino de la humanidad de Jesucristo: siempre con Jesús, Dios, Hombre.
 Y por esto es tan bello cuando la gente va al locutorio de los monasterios y piden oraciones y cuentan sus problemas, hablan… Quizá la religiosa no diga nada extraordinario, pero una palabra que les venga precisamente de la contemplación de Jesucristo, porque la religiosa, como la Iglesia, va por el camino de estar abierta a la humanidad.

Y éste es su camino: no demasiado espiritual, ¡eh! Cuando son demasiado espirituales, yo pienso en la fundadora de los monasterios de su competencia, Santa Teresa, por ejemplo, ¿no?
Cuando una religiosa iba a verla, oh, con estas cosas… decía a la cocinera: “¡Dale un bistec!”. Siempre con Jesucristo, siempre.

La humanidad de Jesucristo, porque el Verbo ha venido en la carne, Dios se ha hecho carne por nosotros, y esto les dará a ustedes una santidad humana, grande, bella, madura; una santidad de Madre. Y la Iglesia las quiere así: madres. Madre, madre. Dar la vida, ¿no?

Cuando ustedes rezan, por ejemplo, por los sacerdotes, por los seminaristas, ustedes tienen con ellos una relación de maternidad, con la oración los ayudan a llegar a ser buenos pastores del pueblo de Dios. Pero acuérdense del bistec de Santa Teresa, ¡eh! Es importante.

 Y esto es lo primero: siempre con Jesucristo, las llagas de Jesucristo, las llagas del Señor. Porque es una realidad que después de la Resurrección Él las tenía y las ha llevado.

Y la segunda cosa que quería decirles, brevemente, es la vida de la comunidad. Pero… perdonen, sopórtense, porque la vida de la comunidad no es fácil. ¡El diablo aprovecha todo para dividir! Dice: “Pero… yo no quiero hablar mal, pero…”, y se comienza con la división. No, esto no va, porque no lleva a nada: a la división.

Cuidar la amistad entre ustedes, la vida de la familia, el amor entre ustedes. Y que el monasterio no sea un Purgatorio, que sea una familia… Porque los problemas están, estarán, pero, como se hace en una familia, con amor, buscar la solución con amor: no destruir esto para resolver aquello; no tener competencias… Cuidar la vida de la comunidad, porque cuando en la vida de la comunidad es así, de familia, es precisamente el Espíritu Santo el que está en medio de la comunidad.

Estas dos cosas quería decirles: la contemplación siempre – ¡siempre! – con Jesús; Jesús, Dios y Hombre. Y la vida de la comunidad, siempre con un corazón grande, ¡eh! Dejando pasar… no vanagloriarse, soportar todo, sonreír desde el corazón… Y el signo de esto es la alegría.

Y yo pido para ustedes esta alegría que nace precisamente de la verdadera contemplación y de una bella vida comunitaria.
Gracias. Gracias de la acogida. Les pido que recen por mí, por favor: ¡no lo olviden!
Antes de la bendición, recemos a la Virgen: Ave María…


(María Fernanda Bernasconi – RV).

 
 

Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón