Lema pastoral 2018-2019

Lema pastoral 2018-2019

31/12/13

Papa Francisco: Concluimos el año del Señor 2013 agradeciendo y pidiendo perdón






A las cinco de la tarde el Papa Francisco presidió en la Basílica de San Pedro las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios, con la adoración y bendición Eucarística. Se trató de la última celebración del año 2013, en acción de gracias a Dios y para invocar a María Santísima a fin de que el nuevo año civil 2014 lo comencemos en el Nombre del Señor.

Texto completo de la homilía

“El apóstol Juan define el tiempo presente de una manera precisa: “Ha llegado la última hora”. Esta afirmación que se repite en la misa del 31 de diciembre, significa que con la venida de Dios en la historia estamos ya en los tiempos “últimos”, después de los cuales el paso final será la segunda y definitiva venida de Cristo.
Naturalmente aquí se habla de la 'calidad' del tiempo, no de su 'cantidad'. Con Jesús ha venido la plenitud del tiempo, plenitud de significado y plenitud de salvación. Y no habrá más una nueva revelación, pero la manifestación plena de lo que Jesús ha ya revelado.
En este sentido estamos ya en la 'última hora'; cada momento de nuestra vida no es provisorio es definitivo y cada acción nuestra está cargada de eternidad. De hecho la respuesta que damos hoy a Dios que nos ama en Jesucristo, incide en nuestro futuro.
La visión bíblica y cristiana del tiempo y de la historia no es cíclica, pero linear: es un camino que va hacia un cumplimiento. Un año que ha pasado por lo tanto no nos lleva a una realidad que termina pero a una realidad que se cumple, es un paso ulterior hacia la meta que está delante de nosotros: una meta de esperanza y de felicidad, porque encontraremos a Dios, razón de nuestra esperanza y fuente de nuestra alegría.
Mientras llega a su término el año 2013, recogemos como en un cesto, los días, las semanas, los mese que hemos vivido, para ofrecer todo al Señor. Y preguntarnos: ¿cómo hemos vivido el tiempo que él nos ha donado? ¿Lo hemos vivido sobre todo para nosotros mismos, para nuestros intereses, o hemos sabido usarlo también para los otros? ¿Cuánto tiempo hemos reservado para 'estar con él', en la oración, en el silencio, en la adoración?
Y después pensemos, nosotros ciudadanos romanos, también a esta ciudad de Roma. ¿Qué ha sucedido este año? ¿Qué está sucediendo, qué sucederá? ¿Cómo es la calidad de la vida en esta ciudad? ¡Depende de todos nosotros! ¿Cómo es la calidad de nuestra ciudadanía? ¿Este año hemos contribuido en nuestra pequeña capacidad a volverla vivible, ordenada, acogedora?
De hecho el rostro de una ciudad es como un enorme mosaico cuyos azulejos son todos los que allí viven. Seguramente quien recubre cargos públicos tiene mayor responsabilidad, pero cada uno es corresponsable en el bien y en el mal.
Roma es una ciudad de una belleza única. Su patrimonio espiritual y cultural es extraordinario. Y al mismo tiempo en Roma existen tantas personas marcadas por las miserias materiales y morales, personas pobres, infelices, sufridoras, que interpelan la conciencia de cada ciudadano.
En Roma quizás sentimos más fuerte este contraste entre el ambiente majestuoso y cargado de belleza artística y el malestar social de quien hace más esfuerzo. Roma es una ciudad llena de turistas, pero también llena de refugiados. Roma está llena de gente que trabaja, pero también de personas que no encuentran trabajo o realizan trabajos mal pagados y a veces indignos. Y todos tienen derecho a ser tratados con la misma actitud de acogida y equidad, porque cada uno es portador de dignidad humana.
Es el último día del año. ¿Qué haremos, como actuaremos en el próximo año para volver un poco mejor a nuestra ciudad? Roma del año nuevo tendrá un rostro aún más bello si será aún más rica de humanidad, que sabe hospedar, acoger. Si todos nosotros estaremos atentos y seremos generosos hacia quien está en dificultad; si sabremos colaborar con el espíritu constructivo y solidario, en favor del bien de todos.
Roma del año nuevo será mejor si no habrán personas que la miran 'de lejos', como a una tarjeta postal, que miran la vida solamente 'desde el balcón', sin involucrarse en tantos problemas humanos, problemas de hombres y mujeres que al final... y desde el principio, queramos o no, son nuestros hermanos.
En esta perspectiva la Iglesia de Roma se siente impregnada para dar su contribución a la vida y al futuro de la ciudad. Pero es su deber, se siente animada y a animar con la levadura del evangelio, a ser signo e instrumento de la misericordia de Dios.
Esta noche concluimos el Año del Señor 2013, agradeciendo y pidiendo perdón. Las dos cosas juntas, agradecemos y pedimos perdón.
Agradecemos por todos los beneficios que Dios nos ha dado, y especialmente por su paciencia y su fidelidad, que se manifiestan en el sucederse de los tiempos, pero en modo singular en la plenitud del tiempo cuando “Dios mandó a su Hijo, nacido de mujer”.
La Madre de Dios, en cuyo nombre mañana iniciaremos un nuevo tramo de nuestra peregrinación terrena, nos enseñe a acoger a Dios hecho hombre, porque cada año, cada mes, cada día sea lleno de su eterno amor”.  
(31 de diciembre de 2013) © Innovative Media Inc.




22/12/13

Papa Francisco: El odio y el rencor envenenan el alma






El papa Francisco rezó la oración mariana del Ángelus con los miles de fieles y peregrinos que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro en el IV Domingo de Adviento.


«Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este IV Domingo de Adviento, el Evangelio nos relata los hechos que precedieron al nacimiento de Jesús, y el evangelista Mateo los presenta desde el punto de vista de San José, el esposo prometido de la Virgen María.

José y María vivían en Nazaret; aún no habitaban juntos, porque el matrimonio todavía no se había celebrado. Mientras tanto, María, después de haber acogido el anuncio del Ángel, estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Cuando José se da cuenta de este hecho, permanece desconcertado.

El Evangelio no explica sus pensamientos, pero nos dice lo esencial: él trata de hacer la voluntad de Dios y está dispuesto a la renuncia más radical. En lugar de defenderse y de hacer valer sus propios derechos, José elige una solución que para él representa un enorme sacrificio. Y el Evangelio dice: “Como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto” (1, 19).

¡Esta breve frase resume un verdadero y propio drama interior, si pensamos en el amor que José tenía por María! Pero también en semejante circunstancia, José desea hacer la voluntad de Dios y decide, seguramente con gran dolor, despedir a María en secreto.

Es necesario meditar sobre estas palabras, para entender cuál fue la prueba que José tuvo que sostener en los días que precedieron el nacimiento de Jesús. Una prueba semejante a la del sacrificio de Abraham, cuando Dios le pidió a su hijo Isaac (Cfr. Ge 22): renunciar a lo más precioso, a la persona más amada.

Pero, como en el caso de Abraham, el Señor interviene: ha encontrado la fe que buscaba y abre un camino diverso, un camino de amor y de felicidad: “José – le dice – no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo” (Mt 1, 20).



17/12/13

Adviento y concierto de Navidad en Vallecas





El lunes 16 de diciembre la iglesia parroquial S. Juan de Dios abrió sus puertas para que la coral MUKALENDI (Bienvenidos), del centro social La Guindalera (Carabanchel) nos deleitara con un sabroso concierto de Navidad. 

Dirigida por Luis Puerta Zarzuela, Doctor en canto gregoriano, interpretó un nutrido número de villancicos populares que se cantan en nuestros pueblos de España y parte del extranjero.:
No la debemos dormir; Linda noite; L´angel y els pastors; Ator, ator; Falade ben baixo; Yo vi con mis ojinus; Catatumba; Cantemos pastores; Velo qué bonito; Ya viene la vieja; Esta noche nace el niño y Campana sobre camapana
Los introdujo con sendos villancicos gregorianos: Virgo Dei Genitrix y Dominus dixit. Crastina die.


Bien ambientados y muy bien interpretados a 4 voces mixtas, durante una hora nos ayudaron a pensar, meditar y rezar, en medio de un goce estético intenso debido al buen hacer del coro y de su director.

Gonzalo Arnáiz, SCJ.


Fotos Encuentro Nacional en Ciempozuelos- Noviembre 2013













16/12/13

Retiro y convivencia de Adviento en Salamanca





Grupos de  Alba- Salamanca y Madrid.
Salamanca el 14 de diciembre 2.013


Invitados por la Comunidad SCJ de Salamanca al Retiro de Adviento, además de los laicos dehonianos, acudieron feligreses de la Parroquia Ntra. Sra. de los Dolores,  a cargo de la Comunidad. El retiro fue conducido por el sacerdote diocesano D. Tomás Gil, residente en Cantalapiedra (Salamanca) donde realiza su labor pastoral, así como en otros pueblos cercanos.

El comenzó invitándonos a que vivamos el tiempo de Adviento (don de la Esperanza) y como dijo Pablo VI, el mes del Adviento es el mes de María.

En su exposición sobre  el misterio de la ANUNCIACION-ENCARNACION, Tomás nos hizo ver que quien primero dio su SI fue Cristo. La Anunciación es el anuncio, para poder llegar a ver a Dios entrando en la humanidad, que es la Encarnación. María es el Tabernáculo de Dios.

El relato de Lc 1, 26-38, es una declaración de amor: Dios opta por los hombres, porque ama a la humanidad desde su creación, sin abandonarnos. Demuestra que nos quiere no sólo con su Palabra, si no con sus obras: haciéndose carne y asumiendo toda nuestra realidad e historia y tomando partido por nuestras causas, porque se compromete con la humanidad. Dios se abaja, para dignificar al ser humano y él también se hace vulnerable.

En él vemos un misterio de humildad y anonimato, ya que el ángel Gabriel no exige. Dios se despoja de su gloria, poder y sabiduría, haciéndonos una oferta, la mejor de todas y no sólo para los creyentes, porque su amor es para toda la humanidad.

El SI de María no termina ahí, es el comienzo, ya que también es el sí de cada uno de nosotros en la Iglesia. Se puede decir que la humanidad cierra la puerta a Dios y María le abrió su entrada. Nosotros también así tenemos que hacerlo dándonos cuenta que renovamos el sí, por quienes nos representan, en el Bautismo, lo renovamos en la Comunión y en la Confirmación y lo repetimos en el Credo.

Para terminar, Tomás, nos proyectó varias presentaciones sobre El Greco, con sus diversas pinturas sobre este tema  y estuvimos viendo con detalle, la Anunciación que está en el Museo del Prado. Ésta formaba parte del retablo de la Iglesia del Colegio de S. Agustín, en Toledo, fundado por Fray Alonso de Orozco y data de 1.597-1600.  Apreciamos la colocación de los personajes, los colores y la luz, los detalles y símbolos, así como el significado de todo ello.

Con sus explicaciones, vimos que es un buen conocedor y amante del arte, por lo que además de un Retiro para reflexionar, también nos sirvió para hacer crecer el amor a la belleza en el arte, que como se dice, la belleza lleva a Dios, si bien es la Palabra la que ilumina la imagen, ya que ésta fue primero (se cumple en María la profecía de Isaías).
                                                                 

Laicos de Madrid.


 

11/12/13

Valencia: Reunión grupo I del Itinerario diocesano de renovación.







El martes, día 10 de diciembre, nos reunimos en los locales de Esic, el grupo 1 del IDR de la Parroquia S. Fco. Javier, en el que el grupo local de laicos dehonianos participa, además de otros miembros de la Parroquia.
Con la ausencia de 8 personas que no pudieron asistir por diferentes motivos.


4º Año. Tema 2

La dignidad de la persona humana,
y la defensa de sus derechos,
camino primero y fundamental de la Iglesia.


 Oración inicial

 1º.- Escuchamos: Lectura de la Palabra de Dios

Breve análisis del texto, situación.

Según testimonio del mismo Pablo no fue él quien evangelizó esta ciudad. Las afirmaciones de la misma carta revelan que fue Epafras, convertido probablemente en Éfeso por Pablo, quien anunció en ella el Evangelio. Se encuentra junto a Pablo en el momento de escribir la carta.

En Colosas había una importante comunidad cristiana, la mayoría convertidos del paganismo. Pero también un buen número de judeo-cristianos.

De los judíos convertidos vienen gran parte de  los problemas, y hoy también puede ocurrir , porque nos cuesta convertirnos al Dios de Jesús. Cambiar de mentalidad, creer en Él..

Entre los cristianos de Colosas había algunos que enseñaban errores gravemente peligrosos. Epafras, consciente de ello, habría ido a comunicárselo a Pablo. A juzgar por los datos de la carta, parece que se difundía un triple error:

-Tendencia judaizante. Parece que determinados judíos convertidos al cristianismo no acertaban a desprenderse de las tradiciones judías. pretendían que los cristianos se circuncidaran, celebrar el sábado y fiestas judías, abstinencia de alimentos

-Doctrina sobre el papel de los ángeles en la creación. Según la antigua filosofía eran los "elementos del mundo" los que hacían perceptible la "plenitud" de la divinidad. Ellos eran los regidores cósmicos que gobernaban los astros. Los judíos los convirtieron en ángeles, a quienes consideraron como guardianes de la ley  El hombre ha de servilos y darles culto.
Semejante doctrina destrona a Cristo del lugar y de la misión que le corresponde en la creación y en la salvación del hombre.

-Ritos de iniciación y ascetismo rígido. Hay en ello una clara influencia de las religiones de los misterios, tan en boga en el mundo helenístico de esa época. Muy explicable en los colosenses dada la inclinación de los habitantes de Frigia a especulaciones y cultos mistéricos.

Tales errores eran graves. Mezcla de elementos cristianos, judíos y paganos, amenazaban con oscurecer el misterio de Cristo, único mediador y redentor nuestro.
Hoy también  puede ocurrirnos, pues vivimos muy mezclados culturalmente por las nuevas tecnologías, la emigración, etc.

Cristo, creador y salvador.

Este himno habla de Cristo: con relación a Dios, a la creación, a la Iglesia.

Con relación a Dios

La primera estrofa comienza afirmando que Cristo es la imagen de Dios invisible. El libro  Sabiduría se llama a la sabiduría "imagen de la bondad de Dios”. También el hombre es imagen de Dios en el orden natural por su naturaleza racional y en el sobrenatural por la gracia santificante.
Pero Cristo es una imagen en todo igual al Padre, en el ser y en el obrar, porque en él reside la plenitud de la divinidad
Dios, se nos hace visible en Cristo que a través de su humanidad, nos refleja las perfecciones divinas del Padre.
Jesús dice: "El que me ve a mí ve al Padre”. "Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y al Padre no lo conoce más que el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.

Con relación a la creación,

Dice S Pablo de Jesús: «primogénito de toda criatura..., en Él fueron creadas todas las cosas de cielo y tierra, visibles e invisibles..., todo fue creado por Él y para Él..., Él es anterior a todo, y todo subsiste en Él»
 La idea general es clara: Cristo está por encima de toda la creación, en cuyo origen ha influido y a la que sigue dando consistencia.

 La descripción de la persona de Cristo en su condición de Redentor. Ambas ideas, creación y redención, están íntimamente ligadas para San Pablo: si Cristo fue quien en un principio creó todas las cosas, es también Él quien luego las va a pacificar y armonizar, una vez disgregadas por el pecado.

Con relación a la Iglesia.
La afirmación de que es «cabeza del cuerpo, que es la Iglesia» (v. 18), riquísima de contenido, ya queda explicada en otros lugares. 
Cristo es la cabeza que comunica la vida a los miembros del cuerpo y que los une en un conjunto vital y armónico.

Cristo es principio y primogénito de entre los muertos no sólo en cuanto que fue el primero que resucitó, sino en cuanto que en la resurrección de Cristo está ya incluida la nuestra (1Cor 15,20), que tendrá lugar al final de los tiempos. Por eso puede reconciliar todas las cosas, las del cielo y las de la tierra.

Reconciliados con Dios por Cristo. Pablo recuerda a los creyentes de Colosas que también ellos han participado en la reconciliación que Cristo ha llevado a cabo con su muerte, viniendo a ser santos en la presencia de Dios.

La Palabra nos interpela: Puesta en común.

2º.- REFLEXIONAMOS; Exposición del tema. .

1. La tradición bíblico-cristiana.

Según la Biblia, la relación fundamental con Dios es constitutiva de la persona. El ser humano es creado a imagen de Dios (cf. Gén 1,27), el hombre es aquel de quien Dios se acuerda y aquel a quien todo sirve (cf. Sal 8).
Querido y creado por Dios como su interlocutor, es capaz de responder y de comunicar. El hombre ejerce un dominio cuidado sobre lo creado como "imagen de Dios” que es.
el ser humano está llamado a ser imagen aún más plenamente con Cristo
El hombre, creado como un tú de Dios, es llamado a responder libremente a una comunión ofrecida por él. Esta condición  es único en el ser humano es también el fundamento último de su incomparable dignidad.

El Catecismo de la Iglesia Católica (1992) formula una síntesis de la realidad personal y de su dignidad: "De todas las criaturas visibles sólo el hombre es capaz de conocer y amar a su Creador, él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad"

2. El magisterio de la Iglesia.

En el siglo pasado, León XIII, en la encíclica Rerum novarum, tras afirmar la igualdad fundamental de todos, ricos y pobres, soberanos y súbditos, arguyendo que uno "es el mismo Señor, de todos” (Rom 10,12), advierte: "A nadie le está permitido violar impunemente la dignidad humana, de la que Dios mismo dispone con gran reverencia, ni ponerle trabas en la marcha hacia su perfeccionamiento, que lleva a la sempiterna vida de los cielos” (RN 30).

Seguir la relación de la dignidad con la exigencia de una más justa distribución de los bienes materiales, o la realidad del trabajo y la justicia, equivale a rastrear gran parte de la llamada doctrina social, y a citar, una y otra vez, las encíclicas de Juan XXIII, como Mater et magistra o Pacem in terris. En la misma línea prosigue Populorum progressio, donde, como ocurre con las anteriores, la dignidad y los derechos humanos son temas centrales.

La vida de cada ser humano es sagrada. El respeto y promoción de la dignidad se entienden como deber y tarea de nosotros los cristianos y de todos los seres humanos.

El diálogo entre creyentes  y no creyentes cobró mayor relieve e el Concilio vaticano II
Se afirma en Pacem in terris: “El hombre que yerra no puede por ello ser despojado de su condición de hombre, ni automáticamente pierde jamás su dignidad de persona, dignidad que debe ser tenida siempre en cuenta”
Juan XXIII se hizo eco de la causa de la dignidad que se iba abriendo paso entre las mujeres, "que exigen que se las trate como personas, tanto en el hogar como en la vida pública" (PT32). Una anotación que tuvo continuidad en Gaudium et spes, el documento del Vaticano II más atento al problema (cf. GS29).

En la constitución Gaudium et spes:
la dignidad encuentra su fundamento y razón más alta en la relación con Dios. Vinculada a ser a imagen de Dios y a la vocación del hombre a la comunión con Dios, la dignidad no es algo que pueda oponerse al reconocimiento y obediencia de ese mismo DioS.

Gaudium etspes señala también que hay una dignidad de la conciencia que nadie está autorizado a violar, y que el ser humano tiene una exigencia irresistible de libertad.
La persona humana , creada por amor, y creada para escuchar a  Dios,  merece absoluto respeto, y cualquier lesión a esa dignidad es un atentado al honor debido al Creador...
Finalmente, el Concilio urge a los cristianos a la lucha contra las desigualdades escandalosas que impiden a quienes las padecen asumir las responsabilidades personales y sociales que les corresponden (cf. GS 29-31).

Concluye señalando que la dignidad es uno de los temas fundamentales en el diálogo entre la Iglesia y el mundo y advierte, a este propósito, que ninguna ley humana puede asegurar la dignidad personal y la libertad como lo ha hecho el Evangelio de Cristo (cf. GS 40-41).

En años sucesivos, Juan Pablo II ha vuelto una y otra vez a la dignidad, como tema inseparable de la persona y presente en los problemas y tensiones más graves. La encíclica Evangelium vitae recuerda la dignidad de cada vida humana, fundada en un origen y un destino. Esa  dignidad y la protección  de la vida está en la base de la convivencia.

3- Actualizamos:

La dignidad no es un bien que se consigue, sino que pertenece a la misma esencia del ser humano. Y esta dignidad hay que darla a conocer, propagarla, y hacer descubrir que su origen está en el mismo Dios. Y eso es tarea de todos los cristianos, de la Iglesia.
Cuando alguien en situaciones “poco dignas” se siente amado le hace recobrar y recordar que es hijo querido por Dios.
Muchas situaciones pueden oscurecer a uno mismo su dignidad: maltratado, personas no amadas por nadie,

Por eso la mejor manera de ayudar a que cada hermano recobre su dignidad que cree no tener,  es siempre con amor. Escuchar, acompañar, compartir, atender, ayudar como hacia Jesucristo en su vida terrena.

- Puesta en común

- Oración final



9/12/13

Papa Francisco y Cáritas Internacional: Alimentos para todos





Caritas Internacional 
lanza la primera campaña mundial contra el hambre 
con un vídeo mensaje grabado por el Papa Francisco.











Texto completo del mensaje de Papa Francisco:

Queridos hermanos y queridas hermanas: 

Hoy estoy feliz de anunciarles la “Campaña contra el hambre en el mundo”, lanzada por nuestra Caritas Internationalis y comunicarles que es mi intención darle todo mi apoyo.

Esta Confederación, junto a sus 164 organizaciones miembros, está hoy empeñada en 200 países y territorios de todo el mundo y su labor es el corazón de la misión de la Iglesia y su atención hacia todos aquellos que sufren por ese escándalo del hambre, con el que el Señor se identificó cuando dijo:
“Tuve hambre y me diste de comer”.

Cuando los apóstoles le dijeron a Jesús que las personas que habían llegado para escuchar sus palabras también tenían hambre, Él les animó a que fueran a buscar comida. Como ellos también eran pobres, solo encontraron cinco panes y dos peces pero, con la gracia de Dios, llegaron a dar de comer a una multitud de personas, recogiendo incluso lo que había sobrado y evitando así cualquier despilfarro.

Nos encontramos ante un escándalo mundial de casi mil millones de personas. Mil millones de personas que todavía sufren hambre hoy, no podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no exista. Los alimentos que hay a disposición hoy en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos.

La parábola de la multiplicación de los panes y los peces no enseña precisamente eso: que cuando hay voluntad, lo que tenemos no se termina, incluso sobra y no se pierde.

Por eso, queridos hermanos y hermanas, les invito a que hagan un lugar en sus corazones para esta urgencia, respetando ese derecho que Dios ha concedió a todos, de tener acceso a un alimentación adecuada.

Compartamos lo que tenemos, con caridad cristina, con todos aquellos que se ven obligados a hacer frente a numerosos obstáculos para poder satisfacer una necesidad tan primaria y, a la vez, seamos promotores de una auténtica cooperación con los pobres, para que a través de los frutos del trabajo de ellos y de nuestro trabajo podamos vivir una vida digna.

Invito a todas las instituciones del mundo, a toda la Iglesia y a cada unos de nosotros mismos, como una sola familia humana, a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se convierta en un rugido capaz de sacudir al mundo.

Esta campaña quiere ser también una invitación a todos nosotros, para que seamos conscientes de la elección de nuestros alimentos, que con frecuencia significa desperdiciar la comida y usar mal los recursos a nuestra disposición. Es también una exhortación para que dejemos de pensar que nuestras acciones cotidianas no tienen repercusiones en la vida de quienes - cerca o lejos de nosotros – sufren el hambre en su propia piel.

Les pido de todo corazón, que apoyen a nuestra Caritas en esta noble Campaña, para actuar como una sola familia, empeñada en asegurar alimentos para todos.
Roguemos al Señor para que nos conceda la gracia de ver un mundo en el nadie deba morir de hambre.
Y pidiendo esta gracia, les doy mi bendición.

Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón