Familia Dehoniana

31/3/16

Eco 2 de la Pascua de laicos dehonianos





Hemos participado, como en ocasiones anteriores, en la celebración de los días llamados "triduo pascual", para encontrarnos los asistentes de los diversos grupos, en la búsqueda y encuentro con Jesús, al contemplar su celebración de la Pascua, su muerte y la culminación: su RESURRECCION.

Hemos tratado de salir del mundo viejo, al mundo nuevo, que se inicia con el momento de mayor alegría para los cristianos, la vuelta de Jesús desde la muerte.
Revisamos y profundizamos en:

- cómo la Pascua nos libera, es el "paso" de la esclavitud a la libertad y el testimonio de servicio que nos dio Jesús en su última cena, así como, lo que celebramos en la Eucaristía: comulgamos con El diciendo sí a su manera de vivir.

- cómo vivió Jesús su dolor humano y cómo hoy día también sufren muchos hombres cercanos, revisando en el Vía Crucis realizado, las obras de Misericordia, y, contemplando en silencio la Cruz, sentimos su amor por cada uno de nosotros con su Corazón abierto por el soldado.

- cómo en el silencio que queda con su Muerte, nos unimos a María en su dolor, realizando con ella un camino de fe y dolor: Vía Matris y también, cómo en este tiempo de espera hasta la noche, con la Vigilia Pascual, en la que todo cobra sentido y todo se renueva, nos dispusimos para sentir, vivir y amar, en nuestro día a día, porque con Cristo resucitado todo se hace posible.

Al ser el número de asistentes más reducido, propició que en los momentos de compartir nuestras reflexiones, la participación ha sido muy grande y rica, siendo también así en el momento de las celebraciones litúrgicas. 

Además de todos estos momentos "serios y formales", disfrutamos con los buenos momentos llenos de gracia y humor de algunos del grupo, así como de las salidas realizadas para ver y conocer las procesiones de la ciudad y especialmente, el pequeño desplazamiento en la tarde del sábado hacia el santuario y monasterio del Cristo de Cabrera (S.XIII); el tiempo esta tarde no nos acompañó, pero también recreamos nuestra vista en el verde tan precioso de los campos donde se crían algunas reses bravas, que pudimos contemplar de cerca, para terminar con la visita al Cristo que todos los "charros" veneran en su fiesta, desplazándose 35 km. o más a pie desde la ciudad, para participar en su Romería y comer todos los asistentes en los campos cercanos.
 Ante el maravilloso marco que la ciudad presenta, los pasos procesionales, parecen lucir más, si bien lo que llama la atención, es el silencio y respeto de la gente ante ellos, siempre acompañados por bandas de música propias o de algún lugar que la cofradía ha solicitado. 

Con todo esto, se han llenado nuestros corazones con la alegría y el convencimiento de que lo anunciado en el Antiguo Testamento, se ha cumplido: CRISTO HA RESUCITADO ¡ALELUYA!. Así es nuestra felicitación para todos y el deseo de seguir celebrándolo durante estos próximos días, según la Iglesia nos propone.

Muchos saludos y adjunto diversas fotos, según los días y momentos vividos.


Carmen


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón