Familia Dehoniana

12/12/16

Un salmo personal





Dice el salmista, en el Sal 24, 6-7:

"Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor."


Y yo pienso:
¿He de decirle a Dios
que recuerde cómo es el mismo?
¡Si Dios es sólo Amor,..!"

Prefiero decirle:
"Señor, que mi alma recuerde, cada día,
que tu ternura es eterna,
y se sienta agradecida.

Señor, que mi alma recuerde, cada día
que estoy hecha por tu Amor,
envuelta en tu Amor
y sostenida por tu Amor,
y me sienta segura junto a Tí.

Señor, que mi alma recuerde, cada día,
tanto en la alegría como en la tristeza,
en la salud y en la enfermedad,
que Tú, Dios mío, me amas y me sostienes,
y confíe plenamente.

Señor, que mi alma recuerde, cada día,
que si me uno a Jesús 
como el sarmiento a la vid,
viviré amando:
perdonando, acogiendo, compartiendo, sanando, 
contagiando esperanza.

Señor, que mi alma recuerde, cada día,
que colaborar contigo 
en el reino del Amor,
es el mayor tesoro que hay en la Tierra
y en el Universo."

C. Pallarés





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón